Category Archives: Entrevista escrita

Las mil caras de Andrés López | ELESPECTADOR.COM

15 MAYO 2014

Las mil caras de Andrés López

via Las mil caras de Andrés López | ELESPECTADOR.COM.

Las mil caras de Andrés López | ELESPECTADOR.COM

En la pantalla grande el humorista interpreta a nueve personajes
Las mil caras de Andrés López
Desde hoy estará en las salas de cine ‘De rolling 2: por el sueño mundialista’. El comediante bogotano será el único actor y de la mano del director Harold Trompetero se acercará a la realidad de las emisoras de radio del país.
Por: Redacción Un chat con...

Las mil caras de Andrés López
En el teatro del Gimnasio Moderno, en Bogotá, Andrés López presentará hasta junio su nueva producción ‘Llegar a Marte’, una fusión entre la ciencia y el amor. / Liz Durán
Qué reto actoral supone esta película?
Representar nueve personajes en 1954 parece ejercicio de taller de actuación con un profesor cuchilla. Llevo 24 años haciendo teatro y lo manejo, pero el cine es otro cuento.
¿Cómo fue el trabajo con el director de la película, Harold Trompetero?
Es el clásico cine al estilo de un maestro como Harold. Me puso muchos retos y afortunadamente los logramos.
¿Cómo logró manejar nueve personajes simultáneamente?
Fue difícil, en especial cuando me tocó hacer más de seis personajes en una misma escena. Pero me anclé al protagonista, Chucho Posada, para no enloquecerme.
¿Cuál fue el que más se le dificultó?
El papá de Chucho. No podía imaginarlo y tardé mucho tiempo intentando armar ese personaje.
¿Qué hay detrás de ‘De rolling 2’?
Es la historia de las emisoras de radio colombianas que sobreviven por un grado de mentira que sostienen día a día. Debemos cuestionarnos qué tanto debemos creer en ellas.
¿Qué lo cautiva de esta historia?
Que está narrada como un partido de fútbol sin ser de fútbol: es el partido que todos vivimos a diario. Hago nueve personajes que representan los papeles que las personas asumimos en la vida.
¿Por qué razón ver esta película?
Pienso que es diferente ver una película a ir a verse en una película.
¿Cómo manejar el humor para que no raye en lo absurdo?
Los colombianos somos dados al humor obvio, y para evitarlo es necesario hacer excavación del humor.
¿Por qué decidió hacer parte de un proyecto cinematográfico?
El cine siempre será el sueño. Lo admiro por ser un arte democrático.
¿Por qué pasó de la ingeniería de sistemas y la antropología a la comedia?
Esas fueron mis aventuras académicas en la Universidad de los Andes. De sistemas desistí en sexto semestre y entré a antropología, en donde conocí a la profesora Elizabeth Raichel, quien fue mi mentora y me hizo antropólogo.
¿Cómo influyó esta formación en su carrera como humorista?
Gracias a la ingeniería de sistemas pude administrar el arte. De la antropología tomé la idea de hacer productos con tolerancia y no excluyentes. Me enseñó que el humor no consiste en burlarse del que es menos que uno.
¿Qué significa haber sido el mentor de las nuevas generaciones de comediantes en Colombia?
Más que el mentor, fui el valiente que se paró por primera vez a hacerlo. Desde 1994 iba a las discotecas y a las tres de la mañana comenzaba a hacer chistes largos que nadie era capaz de repetir, pero de los que todos se reían.
¿Por qué lo hacía en las discotecas?
Quería mi espacio democrático. La televisión era muy mala y por eso me había dedicado a los cuenteros.
¿Qué perspectivas tiene de las generaciones actuales de comediantes del país?
Pasa lo mismo que con el resto de las artes. Al final quedan los buenos. El público decidirá sus espacios de dispersión y seguirá a quienes realmente valen la pena, a los que son originales.
¿El secreto para el humor?
Tener la valentía de dejarse asombrar y hacer cosas siempre conspiratorias.
¿De qué manera es conspiratorio su humor?
En La pelota de letras quería que la gente se sintiera feliz de tener una memoria retrospectiva. Fue un atrevimiento dividir a los colombianos en generaciones, pero de paso les pegué a todos los países de la región.
Hay algún comediante que haya sido referente en su carrera.
Los clásicos de la comedia contemporánea: Lenny Bruce, Andy Kaufman y Denis Leary.
¿En qué consiste su nueva producción teatral ‘Llegar a Marte’?
Es una fusión entre la ciencia y el amor. El título es una frase que siempre me ha obsesionado porque tiene una homofonía con “llegar a amarte”. La narrativa de la trama radica en la consideración de que el amor es una misión espacial.

“Desde chiquito quería ser como Pacheco”, Andrés López | Shock | Música, cine, entretenimiento y cultura joven en Colombia

Febrero 13 de 2014

via “Desde chiquito quería ser como Pacheco”, Andrés López | Shock | Música, cine, entretenimiento y cultura joven en Colombia.

Por: Antonio 'Rolo' Alarcón / @elroleins

La pérdida de un personaje tan significativo como Fernando González Pacheco para la industria del entretenimiento en un país como el nuestro -que nos guste o no, conoce más de lo que pasa en una pantalla de televisión, que sobre los planes que se fraguan en el congreso nacional- nos deja en estado literal de shock y profunda tristeza ya que fue él el precursor y uno de esos pocos que en realidad le apostó a la cultura y a la educación como método de entretenimiento, enseñándole a varias generaciones el cómo se hace, y se ve, la televisión de calidad.

Así también lo recuerda el comediante y actor Andrés López, quien igual que Pacheco, uno de sus más grandes ídolos y referentes profesionales, consiguió meterse a los hogares colombianos con formatos como ‘La pelota de letras’ y ‘Me pido la ventana’.

¿Para López quién fue realmente Pacheco?
“Desde niño era fanático de Pacheco por ‘Animalandia’. En mi casa igual lo veíamos en las noches con el programa ‘Charlas con Pacheco’ pero yo los domingos madrugaba para verlo en ‘Animalandia’. Con mis primos jugábamos a hacer programas de concursos y yo siempre quería hacer de Pacheco. Presentaciones teatrales en las que el tipo era el referente. Si lo ves bien, yo desde chiquito quería ser como Pacheco”.

¿Quién fue Pacheco para la industria del entretenimiento?
“Antes de que hubiera esos famosos talk shows, él ya tenía el suyo al nivel de las grandes figuras en Estados Unidos como Johnny Carson o David Letterman. En esa época uno veía un grupo de famosos colombianos, muy distintos a los de ahora, como Jimmy Salcedo, Carlos Pinzón, Gloria Valencia de Castaño y Pacheco. Él es un símbolo muy importante para un par de generaciones que lo vimos desde niños. Hizo de todo y primero que todos. Hizo mucha televisión junto a los mejores. Como diría el gran filósofo Ricardo Arjona, Pacheco es como “el verbo no sustantivo”.

¿Qué lecciones nos dejó?
Antes de que existiera un Pirry había un tipo saltando de un paracaídas y practicando deportes extremos. Antes de un Jota Mario, de un Jorge Varón, de nosotros y de cantidades de figuras que ahora gozan de reconocimiento estaba él. Llegó desde España a conquistarnos y robarnos el corazón para siempre. Es la persona que nos enseñó cómo disfrutar del entretenimiento y ser felices con el entretenimiento. Además, nos enseñó a sonreír siempre sin importar nada más.

¿Qué hay de pacheco en ese personaje que usted lleva construyendo desde hace tantos años?
Muchísimo. Entendí el lenguaje que podía usar para llegar a un público como el nuestro. Era un gran comediante que además de hacer Tv. se presentaba en muchos teatros de la ciudad. Era un ícono y un referente para todos lo que estamos vinculados de alguna forma con este mundo. Pacheco fue representante y el protagonista de los comerciales de la rifa de la Cruz Roja Colombiana, con lo que tuvo mucha ayuda social para este país, hace muchos años. Luego ellos me llamaron a reemplazarlo. Eran esos comerciales en los que a él le tocaba decir algo así como “tan solo trescientos pesitos”; luego yo tuve que decir “por sólo seis mil pesitos”, por aquello de la inflación. Esa es una muestra de lo que me ha dejado”.

¿Alguna vez tuvo la oportunidad de conocerlo?
En uno de los últimos programas de Citas con Pacheco él me entrevistó y ese fue un sueño cumplido después de treinta años. No lo podía creer; me tomé fotos con él; me sentía como en un concierto de Justin Bieber o bueno, de One Direction, porque esa joda cambia ¿no? me sentí frente a alguno de esos Justins. Se me hinchó el corazón; llamé a decirle a mi mamá que estaba con él.

Es de esas cosas que ves imposibles pero que pasan. Me recibió con mucho respeto. Me miró con ojos profundos, con toda su experiencia encima, y como el gran entrevistador que es validó mi carrera al haberme tenido como invitado ya que para mí es un modelo a seguir. Lo que él conseguía en sus entrevistas no lo consiguió nunca nadie y era por el interés y respeto que tenía por sus invitados. Yo me sentí muy bien y fue un momento muy especial para mí.

¿Qué perdimos con la ida de pacheco?
“Perdimos la presencia de alguien que debía desprenderse de un cuerpo que le quedaba pequeño al ser que por dentro estaba. No lo hemos perdido ya que su lucha y su rebeldía, no una destructiva sino una que pensaba en función de la gente, permanecerá intacta en todos nosotros. Su legado se encuentra en detalles increíbles como presentarnos la música colombiana en un formato de televisión masivo como ‘Compre la orquesta’; nos mostraba literatura, política, arte. Nos enseñó a sentirnos orgullosos de ser colombianos. Nos mostró que se podía hacer televisión. Siempre con amor, honestidad, respeto, buena onda y buenos amigos. La tarea sigue en cada uno de los que lo vimos tras las pantallas de un televisor en blanco y negro y luego a color”, cuenta López con nostalgia del otro lado del teléfono en medio del rodaje de un nuevo filme junto a un reconocido director colombiano.

Andrés López se confiesa en Cromos | ELESPECTADOR.COM

30 SEP 2013

via Andrés López se confiesa en Cromos | ELESPECTADOR.COM.

Andrés López se confiesa en Cromos | ELESPECTADOR.COM

Andrés López se confiesa en Cromos
"Omaigá", la frase de mujeres que más divierte a Andrés López
Después de 'Pelota de Letras', el abanderado del género stand-up comedy vuelve al ruedo con 'Llegar a Marte', una misión especial a los arcanos del corazón.
Por: Cromos.com.co
12COMPARTIDO
Twitter
7
FaceBook
5
Google
0
opiniones
0
"Omaigá", la frase de mujeres que más divierte a Andrés López
Foto: Cromos.com.co
Andrés López.
- Su idea de la felicidad.
La felicidad no es un estado químico del cerebro estimulado por secreciones; la felicidad es el camino que uno decide seguir.
- ¿Cómo llegar a Marte?
Con muchísima atención a los pequeños detalles.
- El stand-up comedy, ¿para qué?
Para recordar que estamos vivos.
- Algo inútil en la vida.
Las drogas.
- Su héroe de la ficción.
Centella.
- ¿Qué hacer con el pánico escénico?
No existe, a estas alturas del paseo solo se llama «escénico».
- El actor de su niñez.
Lee Majors.
- Su mejor idea.
Comparar el amor con una misión espacial real.
- ¿Dónde sueña presentarse?
En el Madison «Escuar» Garden.
- ¿Teatro o televisión?
Teatro.
- ¿Cuál es la frase que de las mujeres que más lo divierte?
Omaigá
- ¿Cuál es la magia del teatro?
Los sonidos de las emociones del público, desde el aplauso hasta el silencio, pasando por toda la escala.
- Una frase muy colombiana.
«Salude a sus primas.»
- ¿Qué espectáculo lo ha dejado sin aliento?
El hilo de Ariadna, de Enrique Vargas.
- ¿Cuál es la expresión que más usa?
«Eso.»
- ¿Y la que nunca usa?
Sabes que no lo «distingo».
- ¿Cómo es ir de rolling por Colombia?
Reconociendo la existencia de los otros en vez de encerrarse en la auto-contemplación de unos pocos.
- Su escritor favorito.
Jorge Luis Borges.
- El buen humor… ¿se tiene o se desarrolla?
Se observa para no repetirlo y comenzar a crearlo.
- Su músico preferido.
Homero.
- ¿Cuál es el placer de un humorista?
Saber que jugó limpio.
- Su eslogan de vida.
La muerte no existe, el cuerpo solo es un traje espacial para explorar planetas.
- ¿Qué intentó aprender y no pudo?
Todo se puede aprender. Estoy en ese proceso, soy un estudiante perpetuo.
- ¿Qué recuerda de Los Andes?
Los amigos y amigas en la cafetería haciendo universidad.
- Una adicción.
Mirar.
- Su comida favorita.
La carne.
- ¿Cómo memoriza los guiones?
Olvidándolos.
- ¿Qué recuerda de El mañanero?
Madrugar, estar mirando al infinito tratando de saber con qué salir apenas me dieran paso al micrófono.
- El error más grande que ha cometido en el escenario.
Aprenderme la letra y seguirla de memoria.